Archive | abril 2014

Drac Novell y nuestra protagonista

Esta conferencia ha sido narrada por la alumna Claudia Llopis, estudiante de Publicidad de la Facultad de Comunicación Blanquerna. Es una de las representantes de la facultad en el concurso Drac Novell. Consiguió el cuarto premio en la categoria de Branded Content. Esta nueva forma de hacer publicidad consiste en juntar entretenimiento y propaganda sobre la marca. En su caso, juntó la conocida marca de ropa The North Face y la cadena de televisión cuatro. La elección de la marca fue prácticamente aleatoria. Después de tener elegida la empresa para la que iba a hacer la campaña escogió la cadena cuatro ya que tiene contenido y programación de deportes extremos. Cuatro ha tenido programas como Al filo de lo imposible de Jesús Calleja y otros reallitys de viajes y aventuras. Por este motivo es muy pertinente la fusión de ambas marcas.

Su campaña consiste en hacer un seguimiento iteractivo de un grupo de alpinistas que se enfrentan al techo del mundo, el Everest. Utilizando redes sociales y otras plataformas los alpinistas informarían sobre los preogresos de la expedición. El público podría interactuar con ellos y comentar sus avances.

La forma de presentar esta campaña es a través de un vídeo, explicando paso por paso las entrañas del proyecto. En este mostraba la “web simulacro” mostrando cómo se llevaría a cabo. Navegaba por ella y así veíamos como funcionaba.

Un gran trabajo digno incluso de haber entrado en el podio. Desde aquí le mandamos nuestras felicitaciones.

Javier Calvo Salietti

 

Anuncios

Extramurs

Aquesta iniciativa de caràcter periodístic consisteix a allunyar-se de les fonts predominants d’informació vingudes dels grans mitjans de comunicació. Porten dos anys amb aquest projecte i segueixen treballant en ell. Les grans cadenes i mitjans de comunicació en general poden permetre’s envià corresponsals allà on passin coses que vulguin explicar. Aquesta informació en enviada a la redacció i posteriorment filtrada i modificada. Aquest grup de comunicadors formats a la facultat de comunicació Blanquerna volen aconseguir una informació autòctona, sense filtres. Les seves fonts es basen en informadors situats en el mateix terreny, bloggers i videoaficionats que no maquillen la realitat. És ben sabut que els medis tendeixin a ser sensacionalistes i tenen masses interessos per mig. En l’àmbit de contingut no ha sigut gaire extens, però han creat un debat improvisat sobre la situació a Ucraïna. S’ha arribat a conclusions que inciten a pensar que realment la premsa, tant escrita com audiovisual, maquillen els fets. Un punt de vista important que ha sortit és que s’ha d’escriure coneixent el terreny. No hi ha informació més fiable que la que es té de més primera mà, amb els mínims intermediaris possibles.

Javier Calvo Salietti

 

Inch’ Allah

Las llamadas Primaveras Árabes, o revoluciones según la prensa internacional, responden al movimiento de insatisfacción y demanda de cambio surgidas en el mundo Árabe. El mundo árabe comprende el terriotorio que se extiende desde el Magreb hasta la península arábiga. Lo que les convierte en una sola nación (aunque dividida) es el uso del árabe en sus múltiples variantes. Se tiende a unir sistemáticamente árabe e Islam, pero no es del todo acertado. Musulmán es aquel que sigue el credo de la religión islámica, que está estrechamente unida con la lengua y la cultura ya que a partir del año 622 d.C se llevaron a cabo las conquistas árabes. No obstante un gran grueso de la población es cristiana, judía, kurda o incluso atea.

La Liga de los Estados Árabes fue fundada a raíz de la segunda guerra mundial. Respresenta la primera unión de estados Árabes después de siglos de guerras trivales y disputas. La presencia europea en oriente medio llevó a los Estados a querer emanciparse de la colonización estrangera. El S.XX ha sido turbulento y sangriento en esta parte del mundo. Guerras civiles y dictaduras militares, muchas ellas respaldadas aún por potencias extranjeras, han golpeado a la sociedad árabe.

“Y en cuanto al muro, pertenecía a dos muchachos huérfanos de la ciudad. Debajo de él había un tesoro que les pertenecía. Su padre era bueno y tu Señor quiso que descubrieran su tesoro cuando alcanzaran la madurez, como muestra de misericordia venida de tu Señor. No lo hice por propia iniciativa. Éste es el significado de aquello en que no has podido tener paciencia»   ( Corán cap. 18 La caverna)

Hemos de saltar hasta el 2010 para ver una unión social contra la miseria, la corrupción, la falta de democracia y de continuidad política. En diciembre de 2010, en Túnez, un joven de 26 años se inmoló a lo bonzo después de que su carro fuese confiscado por la policía. Este hecho ha pasado a representar el inicio simbólico de las protestas, aunque ya se habían producido manifestaciones anteriormente en el Sahara Occidental.

Ben Ali, presidente de Túnez, subió al poder después de un golpe de estado en el año 1987. Ganó las elecciones de 1989 con el 99,27% del sufragio, en el 1999 repitió resultado y años después modificó la constitución para poder presentarse hasta los 75 años. Dimitió en el año 2011 a causa de dichas protestas. Este aire de cambio y democracia se contagió rápidamente por Libia, Egipto, Yemen y Siria, entre otros. El siguiente episodio relevante es la lucha que se llevó a cabo en Egipto, cogiendo el testigo de Túnez. La plaza Tahrir se convirtió en el centro de las protestas. Hosni Mubarak era el presidente de Egipto. Militar, igual que Ben Ali, se asentó en el poder desde el 1981 hasta el 2011. Después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, y con presión internacional, permitió que otros candidatos se presentaran a las elecciones. Muamar Gadafi, en Libia, prolongó su mandato desde la revolución de 1969 contra el rey Idris hasta su muerte en 2011 a manos de los insurgentes libios. Bashar Al-Asad, en Siria, ascendió al poder después de morir su padre. También de casta militar aún ejerce el cargo en un país que protagoniza la cara más oscura de las Primaveras Árabes. Pertenece al Partido Baath Árabe Socialista, igual que otros mandatarios paradigmáticos como Sadam Husein.

De la misma manera, en el resto de paises pertenecientes a la Liga Árabe se encuentran bajo falsas democracias o claras dictaduras militares. Son países sumergidos en pobreza, miseria y que carecen de derechos políticos.

Este malestar que lleva años cociéndose ha explotado en estos últimos 4 años. Las redes sociales han jugado un papel muy importante, ya que sin ellas la organización hubiese sido mucho más difícil. La globalización y el tráfico masivo de información ha permitido que esta región del mundo vea muchas cosas que se le tenian prohibidas y escondidas. Esta revolución, además, ha permitido a las minorias alzar su voz aprovechando el ruido del levantamiento social. Las mujeres en Yemen han proclamado sus derechos de igualdad. Los coptos egipcios, practicantes de la religión cristiana, también han podido hacerse ver. Tal vez en un futuro la religión pueda abrirse en estos países y romper la hegemonía islámica.

Desde occidente cuesta ver apoyo hacia estas revueltas que ya se vivieron en su momento aquí, en Europa. Más bien parece que los intereses en torno al petróleo y gas siguen mandando. Muchas dictaduras en Oriente Medio han estado apoyadas por gobiernos Occidentales. Hay que mirar a Oriente y reflexionar sobre lo que significa su lucha, no tan lejana a la que se vive actualmente en el viejo continente. La corrupción política y la baja calidad de nuestras democracias no es tan diferente. Aprendamos todos de todos, sin caer en trampas ni falsos frames como terrorismo y extremismo.

Imagen 

Hosni Mubarak expresindete de Egipto

Imagen

Bashar alAsad presidente de Síria

Imagen

Muamar el Gadafi expresidente de Líbia

Javier Calvo Salietti

¡Desmarcaos!

La cultura del cine se encuentra en jaque. Esteve Riambau, director de la filmoteca de Cataluña; Carlos Río, director del festival de Cine de Autor; y Àngel Quintana, profesor de la universidad de Gerona, nos hablan sobre la aparición y necesidad de nuevos espacios para el cine.

Como dice Álex de la Iglesia los directores hacen películas para el público, sin público no hay espectáculo. En el panorama que se dibuja hoy en día se está perdiendo este público que es imprescindible para que se difunda buen cine. Se ha propiciado una parcelación del público que impide que el cine más alternativo llegue a las salas. Las nuevas tecnologías como Internet y las tecnologías móviles también han apartado a la gente de las salas. El público que más se ha perdido ha sido el adulto, mientras que el infantil es el más rentable. Las industrias y productoras lo saben y por eso se está invirtiendo mucho más capital en este tipo de producciones. ¿Dónde queda pues el cine dirigido a un público más adulto? Refugiado en festivales como el de Cannes, Berlín o Venecia a la espera de ser descubiertas. Este cine, en cierto modo, se ve tapado por una nube de producciones que se molesta a ella misma. Hablamos de una sobreproducción de material. El filtro cada vez es menos eficaz y Hollywood aprovecha la brecha para monopolizar el mercado. Se ha de recuperar el auténtico cine, defiende Riambau. “El cine viene de la barraca de feria”.

“No hay públicos, hay circuitos”. Hay múltiples circuitos de comercialización, sólo hay que saber encontrar el adecuado. Dado que la colonización americana es muy fuerte, los espacios para las producciones propias es cada vez menor. La democratización de los medios de producción también han aumentado la presión competitiva. Hay que buscar el talento, cuidarlo y conseguir trasladarlo a la gente que lo consume. Buscar nuevos circuitos.

Una posible solución es la inversión pública a través de filmotecas y otros espacios de exhibición.  Se ha de focalizar el otro cine, el que no consigue llegar a las salas, el invisible. Para ello hay que romper con las formas clásicas de exhibición. Los largometrajes alternativos, artísticos, deben buscar su forma de ver la luz. Competir con la industria y conseguir acercarse al público.

Las últimas reflexiones han venido de la audiencia. Para un saneamiento del cine en su raíz hace falta una educación sobre cómo mirar películas. En países como Francia o Italia se han creado planes para que la cultura cinematográfica esté en las escuelas. En nuestro país, según Àngel, se ha invertido más en una educación más dirigida a la informática y las tecnologías que al arte. La financiación también es un problema, pues el cine es un arte que se pinta con pinceles muy caros. Las productoras mandan sobre esto, y el cine alternativo se resiente. Hay que conseguir preservar el cine, cuidarlo y mimarlo.

Imagen

 

Javier Calvo Salietti